lunes, 6 de abril de 2015

29. EL CALLEJÓN



Desplazándome por aquel callejón con gran sigilo, me precedía una penetrante y sobrecogedora oscuridad. De pronto, algo hace que me detenga: un inquietante y estremecedor chasquido. Contengo la respiración. Un fuerte escalofrío recorre todo mi cuerpo, al tiempo que se escucha un sonoro maullido, y algo, ...con inusitada virulencia y a velocidad de vértigo, golpea mis piernas. Dominado por el pánico, pierdo el equilibrio y me desplomo sobre el pavimento, golpeándome la cabeza y quedando inconsciente. Me recobro horas más tarde, al notar, en las mejillas, los lengüetazos de un cachorro de mastín. Las primeras luces del nuevo día habían hecho su aparición.

‪#‎Escritorioenlatrastienda‬ ‪#‎Microrrelato‬

4 comentarios:

  1. Amigo Paco el pánico es algo normal en la vida pero si lo llevas a lo máximo ya no es tán bueno lo que si te puedo decir que me hubiera encantado al depertar ver un mastín a mi lado dandome lenguetazos y jugando conmigo..

    Me encanto leerte

    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Victoria, por tus palabras. Me alegro mucho que te haya gustado. Estoy iniciándome en el maravilloso mundo de los relatos. Espero ir mejorando. Un saludo.

      Eliminar
  2. Viendo mi blog , le he dado al siguiente y me he encontrado con el tuyo ( perdón por el tuteo pero soy bastante mayor que tú) y me ha gustado lo que he leído . Enhorabuena y a seguir.


    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Guillermo. Muy amable. Estoy intentando aprender a escribir, también relatos. Un saludo.

      Eliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que puedo aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández