jueves, 25 de diciembre de 2014

27. LA ENSEÑANZA


A pesar del gran amor que siempre te he profesado,
jamás he percibido en ti
el menor resquicio de reciprocidad.
A lo largo de nuestra tormentosa relación,

tras duras y continuas frustraciones,
no supe verlo,
pero ahora sí, por fin,
no tengo mas remedio que admitirlo:

nuestra meta no avanzaba en la misma dirección,
hacia un objetivo común.
Es mas, ni siquiera avanzaba.

Tú, sin haber aprendido a querer, a querer de verdad,
con tu egoísmo, utilizándome vilmente,
solo eras capaz de amarte a ti misma,
a tu ego, huyendo de compromisos,
de obstáculos que te ligaran a mi,
a mi idea tradicional de pareja.

Lo que nunca me había imaginado,
la manera de concluir nuestra historia:
ni siquiera diste la cara.
Escondida, te comportaste de forma cruel y cobarde,
comunicándomelo - el final - por WhatsApp.
En ese momento,
aun desconocía la existencia de las relaciones de verdad,
de las bellas y sinceras,
de que, en un futuro próximo, me aguardaba una de ellas.

...¿Sabes qué te digo?.
No me arrepiento de nada.
Tu experiencia, me ha valido, ...y mucho, te lo aseguro.
Para valorar más a mi nuevo amor,
a quien me aprecia y me quiere por lo que soy.
De todo, de cualquier vivencia,
se puede obtener una enseñanza.
Lo inteligente, saber verla, discernirla.
...La enseñanza.


Paco Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que puedo aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández